lunes, 11 de julio de 2011

El libro álbum

Se llama libro álbum a aquel que establece entre el texto y la imagen una relación de complementariedad y mutua dependencia. A diferencia del libro ilustrado, en el que la imagen ilustra o recrea lo que dice el texto, en el libro álbum la imagen aporta significados y datos al relato que no necesariamente están escritos.
El libro álbum destaca la función estética, la interrelación de la imagen con la grafía y la rica posibilidad del libro objeto, le exige al lector vincular todo a través de la imaginación y de la interpretación de los elementos que lo conforman, para comprender lo que se dice. La utilización de imágenes en el libro álbum va más allá de la mera intención de ilustrar o decorar un texto, pues al hacer uso de imágenes complejas que dialogan, contraponen o complementan al texto, lo enriquecen ofreciendo un tipo de lectura diferente.
Se pueden identificar tres tipos de libro álbum, en el primero, el texto es comprensible por si mismo y las imágenes solo lo ilustran, en el segundo, la historia se encuentra parte en el texto y parte en las imágenes, es decir, se complementan, y en el tercero, las imágenes ofrecen información extra al texto que no necesariamente sirven para comprender la historia.
El texto y las imágenes en un libro álbum se relacionan dinámicamente, esto es, las imágenes interpretan el texto sin redundarlo, lo amplifican o potencian en lugar de anularlo o minimizarlo y si las imágenes llegan a contradecir el texto se pretende intencionalmente causar una cacofonía que habrá de guiar el sentido de la historia.
Las imágenes en el libro álbum no se presentan como cuadros aislados sino que se unen narrativamente gracias a la secuencia y ritmo que determinan el tránsito de la lectura.
El libro álbum se identifica por los elementos gráficos que juegan un papel fundamental, por el formato del libro, por las características del material en el que esté impreso, por la retícula o layout en el que estén ceñidos los personajes y ambientes de la historia, por la tipografía que se utilice para los textos con una jerarquización que determine los tonos o que diferencien los títulos o bloques de texto, por la paleta de color que aproxime a los lectores a sensaciones que el autor del texto y de las ilustraciones deseen imprimir, así como por los elementos que permitan complementar o enriquecer la bidimensionalidad del plano, como por ejemplo los suajes o dobleces como es el caso de los libros pop-up.
Suelen confundirse los Libros-álbum con los libros ilustrados debido al formato que manejan. No es el formato el que determina el Libro-álbum sino la relación dependiente de los dos códigos presentes el código lingüístico y el código icónico.
La imagen es el código preponderante en el Libro-álbum, es cierto, pero el estilo del ilustrador, que como ya vimos, comúnmente es el mismo escritor del texto que acompaña las imágenes, es de gran importancia para el tipo de relaciones que se establecen en el libro. No será lo mismo si un autor prefiere usar tinta china y expresarse en blanco y negro o elegir una paleta de colores cálidos para ilustrar el polo norte. La sintáctica y la semántica del color se habrían trastocado en este último caso. El estilo es una manera de dar a conocer, es interpretación.
Resumiendo el libro álbum tiene las siguientes características:
• Entre 800-1.000 palabras escritas (poco texto).
• Divididas entre 28-32 páginas (no todas necesariamente con texto).
• La ilustración será protagónica en cada página.
• La ilustración no ilustra literalmente el texto, si no algunas partes no mencionadas o complementarias, armando una narración paralela.
• Las técnicas de ilustración son innovadoras.
• Tiene un formato (tamaño) mayor a libros de narrativa o novelas, y debe tener tapas duras.
• Abarca temas de relevancia (social, cultural, emocional, afectiva...), muchas veces difíciles de expresar hablando.
• Maneja varios niveles de lectura (básico para los más pequeños, complejo para los adultos); detalles, conceptos, interlíneas, aprendizajes que los niños van descubriendo a medida que van convirtiéndose en Adultos. El “Efecto Shrek” = los niños se ríen en distintos momentos que los adultos durante la lectura.









1 comentario:

Las bibliotecari@s dijo...

Me encantaron los videos con animación!Muy buena publicación!