martes, 14 de mayo de 2013

NARRACIÓN DEL CUENTO "LA BRUJA BABA-YAGA"


 El bibliotecario nos narró el cuento tradicional ruso "La bruja Baba-Yaga".
Habla de una extraña mujer que habita los fríos bosques de Rusia y sobrevive devorando niños. En un principio Baba Yaga estaba relacionada con la canción del coco: “Duerme tesoro, que viene el coco y se come a los niños que duermen poco”. Su presencia en canciones y cuentos de monstruos que se llevan a niños maleducados servía para que, por medio del miedo, los pequeños obedezcan a sus padres. Se la describe como una anciana alta, huesuda, arrugada y fea, que tiene la nariz aguileña de color azul. Su afilada dentadura es capaz de roer la madera. Su enmarañado cabello gris parece flotar, dándole siempre un macabro aspecto a su alargado rostro. Cuando Baba Yaga aparece, su presencia es anticipada por los chasquidos de madera seca que los árboles hacen, seguido de un viento tempestuoso que la impulsa a salir del bosque como un torbellino malvado. La naturaleza ayuda a la bruja a emboscar a su presa, ya sea el héroe del cuento o los entrometidos niños que se perdieron en su territorio. Resulta imposible escapar de la bruja debido a su excelente olfato, el mismo que le permite rastrear a sus víctimas, dicen las leyendas que huele el miedo de sus presas. De acuerdo a los textos antiguos de las leyendas rusas, Baba Yaga era una ancestral diosa de la tierra eslava, antes de que las deidades rusas ascendieran al poder. El nombre de la bruja está compuesto por dos elementos. El primero “Baba” se traduce como abuela o anciana en muchas de las variaciones eslovacas. Mientras “Yaga”, es un diminutivo femenino para el nombre Jadwiga. “Yaga” también se deriva del antiguo verbo ruso: “Yagat”, que significa abusar o encontrar faltas. La casa de Baba Yaga está escondida en lo profundo del bosque del Este de Rusia. Ubicada en el límite del mundo de los mortales y de los espíritus, por ende la bruja es la protectora de la frontera entre los dos mundos. Su hogar no es como cualquiera, debido a que es sostenido por dos grandes patas de gallina, construcción que se mueve por voluntad propia. La puerta de entrada normalmente está escondida y no se abrirá a menos que la frase mágica sea dicha: “Izbushka, izbushka, da la espalda al bosque y el frente hacia mí”. En castellano la oración se puede repetir como: “Casita, casita, da la espalda al bosque y gira hacia mí”. De acuerdo a las leyendas la izbushka de Baba Yaga protege la entrada de un mundo subterráneo, y es en este lugar donde el poder de la bruja es invencible, y hasta los animales le obedecen. Aquí es donde Baba Yaga crea pociones mágicas. Finalmente están sus medios de transporte mágicos, como la escoba voladora, para merodear por el bosque en busca de nuevas víctimas.

Trabajo realizado por los chicos de 1er. grado interpretando el cuento y a la bruja.