lunes, 24 de junio de 2013

Un cuento para compartir

Ani y la anciana. 
Miska Miles.

En el mundo navajo hay un tiempo para que cada cosa regrese a la tierra. La abuela las entiende; la madre de Ani también, pero Ani no. Ella no puede imaginar un mundo sin la anciana, que tiene tiempo para ayudar a cuidar a los animales, para jugar y para reír con ella.
Una aproximación a la muerte y el tiempo desde la sabiduría de las culturas amerindias.



  

Lo podés escuchar: 



Lo podés leer:
 Ani y la anciana.





miércoles, 19 de junio de 2013

Un cuento de monstruos.

Monstruos S. A.
¡Divertidísimo cuento/película!

En Monstruópolis, los monstruos viven ajenos al mundo de los humanos. Excepto en Monsters, Inc., una empresa dedicada a asustar a los niños para obtener energía a partir de sus gritos. Sin embargo es una tarea difícil, ya que cualquier objeto que haya mantenido contacto con un niño es (supuestamente) potencialmente tóxico para los monstruos. Por ello, deben ser extremadamente cuidadosos cada vez que viajan al mundo de los humanos, utilizando una puerta de un armario para no llevar a Monstruópolis nada procedente del mundo humano.

HTMLCSSTutorial.avi HTMLCSSTutorial.avi

martes, 11 de junio de 2013

Visita de 6to. y 7mo. grado al "Museo de Puertos y vías navegables."


Entidad Organizadora: Dirección de Extensión Educativa y Recreativa y Museo del Puerto y Vías Navegables
-  Lugar, domicilio: Avenida España 2221- Teléfono o mail donde los interesados puedan consultar 4339-1862 / 1865 logistica@bue.edu.ar        reservas@bue.edu.ar
 -  Descripción del evento /actividad /acción, etc.: Visita y recorrido guiado por el museo. Destinatarios: alumnos de 6to. Y 7mo. Grado de la Escuela 27 D. E.
 - Qué se vio, y que se hizo: Charla informativa sobre los caminos del agua, historia e importancia de los ríos. Muestra de fotografías, imágenes, maquetas de barcos, y elementos de supervivencia, dragas, balizas y radares.

LAS VÍAS NAVEGABLES

INTRODUCCIÓN

Hacia el último cuarto del siglo XIX, la nación argentina entró en el período de pacificación, el desarrollo de sus potencialidades fue como una eclosión que asombró al mundo.
A partir de la ley de federalización de la Ciudad de Buenos Aires (1880) se inauguró un nuevo momento político caracterizado por la consolidación definitiva del gobierno nacional.
Se inició así en ese momento lo que dio en llamarse la "Argentina Moderna". La generación del 80 plasmó un modelo de país agro-exportador, liberal y positivista. El lema de la época fue "Paz y Administración". La buena administración fue lograda y los levantamientos provinciales quedaron atrás definitivamente. Este hecho fue el fundamento del desarrollo que se produjo posteriormente.
El valor del comercio exterior se incrementó en una década (1870-1880) en un 32 %, y prometía un ritmo notable, pues a la vez que crecía la producción triguera, la demanda mundial se diversificaba hacia otros productos, como ser la carne, la forestación, materias primas, etc. Nuestro país se convertía en el granero del mundo. Se invertía en puertos, ferrocarriles y bancos.
Comenzaron a extenderse a lo largo y a lo ancho del país las líneas férreas y la industria naval comenzó a botar buques de metal autopropulsados cada vez de mayor porte. 
En aquella época todavía podían verse en el puerto viejo de Buenos Aires, barcos veleros de porte reducido y aguas adentro, algunos más grandes que debían descargar en medio del río por no poder llegar a la costa. En lo que es hoy Puerto Nuevo se llenaba de carretas y carros que se llevaban las mercaderías que alijaban pequeñas embarcaciones.
Este gran desarrollo que comenzaba a vislumbrarse en todos los órdenes, insinuaba ya en el panorama y las exigencias crecientes del comercio ultramarino demandaban obras urgentes en el terreno portuario y en los accesos a los puertos.
El país necesitaba canales, instalaciones portuarias, balizas, estudios hidrográficos, y todas aquellas obras que permitieran la libre y segura navegación de los buques. 
En 1877 se construyeron los primeros muelles de madera en la desembocadura del Riachuelo y se intentó su canalización por empresas privadas.
En 1875 se había creado la Inspección General de Obras Hidráulicas. Su función era estudiar la construcción de puertos, canalizar las vías navegables y señalar las rutas. 
A pesar de las condiciones rudimentarias de nuestros puertos, para 1890 la cifra del comercio exterior había subido a 170.000.000 de pesos oro, lo cual representaba un incremento del 70%, ya que en 1880 aquella alcanzaba a 100.000.000 de pesos oro. En el Puerto de Buenos Aires operaban unos 7.000 barcos por año cargados con unas 580.000 toneladas de mercaderías.
En el interior se operaba en unos 30 puertos fluviales de cabotaje que en realidad eran muelles y atracaderos rudimentarios. Para fines de siglo desaparecen estas instalaciones reemplazadas por puertos de ultramar y otros de cabotaje, donde se concentraban las mercaderías de exportación. Toda la pampa y la Provincia de Santa Fe se fueron convirtiendo en graneros y en campos de pastoreo para la producción pecuaria que comenzó entonces a prometer un gran futuro gracias a los buques frigoríficas que empiezan a construirse a partir de 1872.
En mayo de 1876 tuvo lugar la primera exportación de carnes argentinas con destino a Francia y a partir de entonces, resuelta la conservación mecánica de la carne en tránsito, la atención se vuelve hacia otros problemas: la necesidad de puertos convenientemente instalados y la apertura de canales más profundos.
En 1882 se instala el primer frigorífico en nuestro país y seguidamente otras zonas portuarias hacen lo mismo. En 1884 la exportación de cabezas de bovinos era de 152.000 unidades; para 1890 se alcanzaba el millón, y al llegar 1895 la cifra era de 2.000.000 de cabezas.
Este fenómeno hace pensar en una nueva organización que atienda las necesidades crecientes y que encare las realizaciones exigidas por un comercio de ultramar de significado básico para la economía del país. 
El 11 de octubre de 1898 se crea el Ministerio de Obras Públicas y el 26 del mismo mes la Dirección General de Obras Hidráulicas, Repartición primogénita de la que hoy se llama Dirección Nacional de Vías Navegables de la Subsecretaría de Puertos y Vías Navegables del Ministerio de Economía y Obras y Servicios Públicos.
En el año de creación de la Dirección Nacional el Puerto de Buenos Aires recibía un tonelaje de 8.000.000 entre barcos entrados y salidos. Esta cifra era prometedora si recordamos que 10 años atrás era apenas de 3.300.000 toneladas. Para el año 1900 superaba los 16 millones de toneladas. Para esta época el Puerto de Buenos Aires se mostraba como el más importante y apuntaban florecientes los de Rosario, Bahía Blanca, La Plata, San Nicolás, Zárate, Campana, Colón, Paraná, Concordia y Gualeguaychú. 
En todos ellos había que construir muelles, embarcaderos de hacienda, depósitos, plazoletas, vías férreas, estaciones marítimas, etc.
Desde entonces el incremento de la producción exportable de nuestro país creció sin límites. Al mismo tiempo, aumentaba el porte de los buques de ultramar y la Dirección General de Obras Hidráulicas lleva a cabo los estudios para la construcción de puertos, inicia la señalización de las vías navegables y encara planificadamente las tareas de dragar las rutas y canales de acceso portuario.

EL PUERTO DE BUENOS AIRES

En la década del 60 es el de mayor movimiento del país. Su acceso se realiza por un sistema de canales que se iniciaba en aquel entonces en el par de boyas del km. 201 (actualmente km. 239,1) frente a la Ciudad de Montevideo, punto conocido con el nombre de Canal de Punta Indio. Este canal tenía 80 km. (actualmente 118,1 km.) de extensión y debe dragarse permanentemente pese a la baja densidad del material de fondo existente en la mitad de su extensión.
Siguiendo el mismo en dirección a Buenos Aires se desarrollan los canales de Acceso y Norte. 
Desde rada exterior, la traza de los canales a Martín García permite el acceso a los puertos situados en los Ríos Paraná, Uruguay y Paraguay.
Internándose en el sistema del Plata, se encuentra el canal de acceso al Puerto La Plata que permite la entrada de buques tanque y los buques de la Base Naval de Río Santiago. 
A fines del año 1976 se inauguró el Canal Ingeniero Emilio Mitre, cuya construcción se había iniciado en el año 1972, con lo que se lograba un mejoramiento para la navegación de buques de alto porte que operan con puertos del litoral fluvial.


UTILIDAD DEL MATERIAL EXTRAÍDO

A través de las cañerías de las dragas se conduce el material que se extrae de los ríos o de los mares y es volcado hacia las costas o hacia las chatas barreras, las cuales lo vuelcan luego en otro lugar. 
Ese voluminoso material extraído no siempre se pierde. Cuando se lo deposita en tierra se utiliza para elevar la cota de los terrenos ribereños; con este procedimiento se han puesto en condiciones de urbanización muchas hectáreas de costa. 

También suelen formarse con el material grandes depósitos que luego son utilizados en otros lugares para construir obras de rellenamiento. Cuando dicho material no tiene destino especial, se lo lleva a un vaciadero situado a la menor distancia posible del lugar de operación, debiendo presentar la zona condiciones tales que impidan el retorno del material hacia el lugar dragado.

lunes, 10 de junio de 2013

miércoles, 5 de junio de 2013

La gloriosa Plaza de Mayo

La Plaza de Mayo, Plaza Mayor de Buenos Aires, es tan antigua como la ciudad misma. Cuando Juan de Garay fundó la Ciudad de Trinidad Puerto de Buenos Aires, dejó trazado el lugar de la Plaza Mayor. Desde los comienzos de la ciudad, la Plaza de Mayo fue escenario de todos los acontecimientos conmovedores de su historia. Esta plaza vio cómo todas las convulsiones políticas y las fiestas populares más importantes se desarrollaban sobre su perímetro, a lo largo de 420 años. La Plaza de Mayo, como Plaza Mayor, era un sitio multiuso: en ella se llevaban a cabo ceremonias religiosas y oficiales, estaba el mercado, era estacionamiento de carretas, plaza para las corridas de toros, y lugar de las ejecuciones públicas o cepos de castigo. Pero a pesar de ser tan importante, no era más que un descampado barroso y polvoriento, dependiente del clima, que recién fue mejorado en 1803 con la construcción de la Recova.
A lo largo de tantos años es de imaginar que la plaza tuvo innumerables cambios, incluso de nombre. En un comienzo era llamada Plaza Mayor y ocupaba menos espacio que ahora, ya que en la mitad norte, desde 1608 a 1665, frente a la actual Casa Rosada, estaban los jesuitas. Cuando los jesuitas se trasladaron a otro lugar, la zona se transformó en un baldío -con restos de los edificios- al que llamaban Plaza de Armas (también Plaza del Mercado) y donde hacían sus alardes las milicias. También ahí se instaló la horca, justo donde hoy está la estatua de Belgrano, durante más de un siglo fue escenario de las ejecuciones, espectáculo macabro al que asistía mucho público. El resto del terreno de la actual Plaza de Mayo, o sea frente al Cabildo, era paradero de carretas y mercado y era llamado Plaza Mayor. Hay que imaginarse este mercado como muy precario. En un comienzo era "de piso", o sea, vendían sobre mantas o ponchos y luego se vendía con "bandolas", que eran unos cajones a modo de puestos de feria.
Casi tan antiguas como la plaza son las palomas. Ya en 1755 se tiene que poner una cubierta al balcón del Cabildo a causa de ellas, y los regalitos que dejan detrás de sí.
Recién en 1803 se concretan los proyectos para embellecer la plaza. Se construye la Recova, un magnífico edificio que consistía en dos tiras de 20 locales de largo cada una (10 de cada lado) separadas por un espacio que al año siguiente fue cerrado por un arco central. Los locales tenían su frente hacia ambos lados de la Recova, apuntando, 20 al Cabildo y 20, al Fuerte. Tenía 11 arcos en cada ala, techo con azotea. A su gran arco central se trasladó la horca, colgándose a los ajusticiados por espacio de varias horas.
La Recova fue la primera galería comercial de Buenos Aires, y estaba ocupada por diversos comerciantes que pagaban entre 14 y 20 pesos mensuales de alquiler. Había vendedores apiñados en la doble fila de cuartitos, ofreciendo de todo para la gente de clase baja, desde ropa hecha hasta monturas. En 1805 el Virrey Sobremonte hizo empedrar el camino que iba del Fuerte (actual Casa Rosada) al arco central de la Recova y dispuso que las carretas se dirigieran a otras plazas, la de Montserrat y la de San Nicolás. Durante las Invasiones Inglesas, la Recova cobró gran importancia, ya que los ingleses se defendieron desde sus techos y arcos contra las tropas reconquistadoras, y ahí mismo, en la Plaza de Mayo, se libró la batalla final por la Reconquista.
Gracias a la Recova la plaza quedaba dividida en dos, de un lado la Plaza de Armas o del Fuerte y del otro la Plaza Mayor, que desde 1808 se llamaría Plaza de la Victoria en conmemoración de la victoria sobre los ingleses en 1806. Luego de 1810, la parte que daba al Fuerte pasó a llamarse 25 de Mayo. En esta parte, hacia 1815, justo donde hoy está la estatua de Belgrano, funcionaba un improvisado mercado de alimentos.
En 1811 aparece otro gran protagonista de la plaza: la Pirámide de Mayo. Su erección fue todo un acontecimiento, ya que se trataba del primer monumento de la ciudad. Se coloca en el centro de la Plaza de la Victoria (manzana frente al Cabildo). En 1856 una comisión encarga a Prilidiano Pueyrredón, la tarea de remozar al monumento. Pueyrredón la eleva a 18 metros y medio y le coloca la estatua de la libertad. A ambos lados de la Pirámide había dos fuentes de hierro, que más tarde se movieron y actualmente están frente al Teatro Colón.
Recién en 1872 ambas plazas tuvieron un aspecto digno de un paseo. Fue gracias a una comisión de vecinos, que también se encargaban del mantenimiento. El 24 de septiembre de 1873, se inaugura el monumento al General Dr. Manuel Belgrano, hasta 1886 estuvo ubicada en el centro de la Plaza 25 de Mayo (frente al Fuerte) mirando hacia el oeste pero luego de esta fecha se la traslada frente a la Casa de Gobierno y dirigida hacia el norte.
Ya en 1883 el Intendente de Buenos Aires, Torcuato de Alvear, compra la Recova y la destruye en cinco días, también a los árboles que rodeaban la plaza. Las palmeras que están hoy en la plaza ya estaban desde antes y se ordenó que se las quitase, pero como todos sabrán las palmeras siguen ahí. Así, con la demolición de la Recova las dos plazas quedan unidas en la que se llama Plaza de Mayo. En realidad la plaza continuó dividida por la calle defensa, pero en 1890 ésta se cerró. Al francés Charles Thays, arquitecto y paisajista, se le deben todas las mejoras en las plazas de Buenos Aires. Les dio jardines con bellas plantas y árboles. Thays actuó en nuestra ciudad desde 1891 hasta su muerte en 1934. A la Plaza de Mayo le efectuó un cambio total, se desmontó el terreno, se lo alisó e igualó en altura al de las calles circundantes. Transplantó algunas de las palmeras, llevándolas al Parque 3 de Febrero y trajo de este último algunos plátanos. Le diseñó caminitos en cruz y canteros. En 1895 se inauguró el alumbrado eléctrico y en 1904 se le agregaron dos estanques circulares luminosos. En 1913 se excavan sus entrañas para que por debajo de ella pase el subterráneo.
La imagen de la plaza siguió cambiando y mejorando hasta nuestros días, pero ahora sólo tenía un objetivo, ser un paseo lindo, no más mercados, ni carretas, ni ejecuciones. Sí pasó a ser el escenario predilecto de todas las manifestaciones públicas. Muchos acontecimientos y manifestaciones se dieron en su suelo, siendo de los más sonados, la concentración del 17 de octubre de 1945, o el bombardeo de la aviación naval en junio de 1955. Finalmente asumiría un nuevo símbolo a partir de abril de 1977, cuando las "Madres de Plaza de Mayo" comenzaron a ocuparla para exigir respuestas sobre sus hijos desaparecidos. Y, finalmente, con el regreso de la democracia la plaza albergó a miles de personas en 1983, que querían festejar el regreso a la libertad.* Fuente: 


Plaza de Mayo
Transformación del espacio.




Transformación del espacio from Museo del Bicentenario on Vimeo.

Plaza de Mayo : Parte I.




Plaza de Mayo : Parte II.



Plaza de mayo. : 200 años de transformación.

EL DIARIO DE ANA FRANK (libro PDF)

La historia es la biografía, el diario personal de una niña judía de 13 años, hija de comerciantes alemanes, que cuando comienzan las primeras persecuciones nazis, su familia creyó hallar en Holanda la salvación definitiva. La invasión de Holanda los obligó, en julio de 1942 a elegir entre dos alternativas: someterse al llamamiento de la GESTAPO o esconderse en el anexo de una casa antigua en Holanda que era la oficina y almacén de la empresa del padre de Ana. Había que adoptar mil precauciones: no dejarse ver, no hacer ruido y ser muy cautelosos. En estos términos y bajo el reducido espacio tenían que cohabitar 8 seres diariamente por poco más de dos años. Ana se consagró a la tarea de leer con voracidad y a escribir en su diario llamado Kitty, en el cual se plasman las más sensibles observaciones respecto a su existencia y a la de los demás.


  https://docs.google.com/file/d/0B3NAgZv8_UVdSzgtVGhvWEo1S2c/edit?usp=sharing


 Película de Ana Frank (1959)
 

El diario de Ana Frank


Duración: 02:50:00 hs.
País: Estados Unidos
Año: 1959
Director: George Stevens.
Guión: Frances Goodrich y Albert Hackett (Biografía: Anne Frank).
Fotografía: William C. Mellor y Jack Cardiff.
Música: Alfred Newman.
Reparto: Millie Perkins, Joseph Schildkraut, Shelley Winters, Richard Beymer, Gusti Huber, Lou Jacobi, Diane Baker, Douglas Spencer, Dodie Heath, Ed Wynn.
Productora: 20th Century Fox.

Género: Drama.


La Escuela 27 D. E. 4º visitó el Centro Ana Frank de Argentina.


La poesía y la música
"Aquellas pequeñas cosas"
Mercedes Sosa y Joan Manuel Serrat.

La relación que existe entre música y poesía es una de las más antiguas que se produce en el ámbito artístico. El idioma castellano y sus poesías siempre han estado unidos a la música. La música en un principio tenía un carácter religioso, y servía junto con la canción para comunicar los valores morales y normas de convivencia que servían de modelos ejemplarizantes. Desde la antigüedad el ser humano ha sentido la necesidad de expresar sus sentimientos  acompañados de movimientos de cuerpo y de distintos sonidos, que fueron paulatinamente enriqueciéndose con el ritmo y más adelante con la palabra. Hasta el siglo XVII prácticamente toda la poesía se hacía cantada. Ésta ha sido la forma de acercar la poesía al pueblo y así hacerla popular.
La fuerza del mensaje oral, los medios de comunicación, y la gran difusión de la música, es sin duda lo que ha sacado a la poesía de los libros, y que ha hecho que compositores se atrevan a musicalizar versos, incluso de poetas de cuatro o cinco siglos atrás. La canción española de las últimas cuatro décadas ha sido fundamental para el resurgimiento de la poesía, tanto a través de la labor compositiva de los cantautores como gracias a la musicalización de poemas de Antonio Machado, Miguel Hernández, Rafael Alberti, Federico García Lorca, entre otros.

Estos poemas no fueron escritos para ser cantados, pero la unión con la música  no traicionó su esencia, más bien ayudaron a introducir a la poesía a los jóvenes reacios a ella. Importante es el trabajo de cantautores como Joan Manuel Serrat.


Visitar letra | Letras de canciones