martes, 27 de mayo de 2014

4º grado : Cuentos de la selva: Literatura y cine

El bibliotecario nos lee los cuentos del libro "Cuentos de la selva" de Horacio Quiroga y luego vemos la película basada en esos cuentos


 El Libro:
El libro de cuentos infantiles nos adentra en el apasionante mundo de la selva sudamericana, un lugar exótico y lleno de fauna y aventuras que resultan la excusa perfecta para aleccionar a los niños en el camino del bien. Quiroga, amante de la caza y conocedor de la selva uruguaya y argentina, nos dibuja un mundo fantástico de animales caracterizados y entrañables, con sus antagonistas y sus peligros, sus pequeñas tragedias y sus desenlaces felices. Un mundo en el que el hombre a veces es amigo, y otras enemigo. La realidad fabulada y traída de la mano de un excepcional escritor de principios del S.XX.

Personajes:

Los personajes de estos cuentos son como los de las fábulas, personajes tipo, animales articulados que pueden comunicarse con los hombres. Tenemos de diversas clases de personajes: desde yacarés, como colectivo, a una gamita tierna, una abeja vaga, una tortuga agradecida, el colectivo de las rayas que salvan al hombre, el coatí y el loro domesticados y los flamencos bobos. El tigre suele ser el antagonista de los cuentos, y aparece en tres cuentos: el loro pelado, donde engaña al loro y quiere matarlo; en el cuento del paso del Yabeberí, donde inicia una guerra para matar a un hombre; y en el cuento de la tortuga gigante, donde muere abatido por el hombre, que salva a la tortuga.



El papel del hombre cambia, y nunca se nos proporciona sus nombres, por lo que resultan impersonales: El hombre bueno que tiene amistad con los animales (La gama ciega, la tortuga gigante, y el paso del Yabeberí), el hombre en familia que adopta al animal como mascota (El loro pelado y en Historia de dos cachorros de coatí y dos cachorros de hombre) y como personaje malo: La guerra de los yacarés, donde acaban devorados por los yacarés en su terquedad de seguir pasando con sus barcos por el río.


Estructura:

Esta colección de cuentos se divide en ocho partes, una por cada cuento. Cada cuento tiene la extensión breve de una fábula y mantiene una estructura interna común simple y propia de los cuentos: Introducción, nudo y desenlace. Estos cuentos no comienzan como los tradicionales “Érase una vez…” pero mantienen la característica de los cuentos infantiles: historias protagonizadas por los animales, que hablan y que son amigos de los hombres, que comparten sentimientos y actitudes propias de los hombres. Todos tienen desenlace feliz, aunque en el transcurso del cuento haya sucesos trágicos (La muerte del pequeño coatí, la masacre de las rayas por ayudar a su amigo, el ataque de los flamencos…). De cada cuento se puede sacar una enseñanza al final, y es una lectura ideal para los niños.

Lengua y estilo:

Horacio Quiroga utiliza un lenguaje llano para llegar a los niños. Sus relatos están llenos de paisajes selváticos, de personajes peculiares, que nos adentran al mundo de la selva americana, una selva que el autor conocía bien.

Valoración:

La obra rica en valores, en descripciones y muy evocadora. Son cuentos modernos y que con un tono fabulador te acercan al mundo animal y sientes que eso puede ser cierto por la naturalidad con la que nos cuenta ese mundo particular de la selva americana. Son entretenidos y variados, cada uno diferente entre sí pero guardando un mismo hilo: el de la selva.

La película.
Es una producción de Aleph Media S.A - en coproducción con DTV Producciones (Uruguay), Cinema Uno y Coop. de Trabajo Felei (Argentina). Con apoyo del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Argentina), del Instituto Nacional del Audiovisual (Uruguay) y del Programa Ibermedia.


Aportaron sus voces: 
Abel Pintos (el coatí Ku), Rubén Stella (Yaguareté), Gabriel Rovito (Devius) , Tomas Wicz (Yacaré) , Alejandra Rubio (Gama Ciega), Eugenia Tobal (la coatí Ki), Cristina Murta (Lechuza) , Santiago Rovito (Tomy), Pedro Muñoz, Francisco Prim, Claudio Molfino, Gilda Tesone, Daniel Angelucci, Fabián Rendo, Milena Epelbaum, Sherman Torres, entre otros.

Narra un día en la selva que comienza a ser diferente a los demás, todos están saludando a Cuatí Ku (Abel Pintos) por su cumpleaños pero a su vez quien demuestra una gran preocupación es “El yaguareté” (un animal autóctono) advierte a los demás del peligro que se aproxima, cerca está el puerto y los barcos llegan cargados de camiones y maquinarias.
Todos los animales están notando que se encuentran con menos árboles, casi sin agua, sin sombra, y si esto sigue así, pronto se encontraran sin nada y por lo tanto todos morirán.



Estos humanos que están llegando y destruyendo su medio ambiente, es el Sr. Oncade, quien está a cargo de la operación, obsesionado por su trabajo y ocupado por la crianza de su hijo Tomy, un niño de 8 años, solitario y sin amigos; pero este individuo recibe instrucciones estrictas de el señor Davius, un millonario que sólo tiene un objetivo: destruir la selva.



Como suele suceder en estos casos es para instalar allí un lugar turístico, súper top que les dejara importantes ganancias, pero todo esto pone en peligro a todos, porque: sin árboles, sin sombra, sin agua y si no hay más agua, no habrá más vida; la mayoría de los animales que allí viven, deberán emigrar, otros desaparecerán, y por todo esto los animales se dan cuenta que si luchan juntos podrán ganar.
Desde lo narrativo y lo visual, es una historia sencilla, franca y se nota su realización con un gran esfuerzo; su ambientación es muy artesanal y está lograda.
Tiene un importante mensaje ecologista y en esta ocasión se enfoca a los chicos, porque con algunos adultos hasta el momento no se pudo lograr nada; siguen viviendo el hoy, sin pensar en el mañana y sin cuestionamientos.
Este niño de la historia Tomy, puede ser cualquier espectador, que no está de acuerdo con los planes de su padre, que decide ayudar a los animales y también al medio ambiente; es necesario el cuidado de los recursos naturales, porque el peligro está en manos de “la bestia”, como ellos llaman al Hombre, (en el film) y no ser tan capitalista.




No hay comentarios: