miércoles, 10 de septiembre de 2014

¡Feliz día del maestro!



En su día, les regalamos este simpático cuento de Ricardo Mariño, (que más de uno se sentirá identificado...)

¡Esperamos que lo disfruten!



Los Héctores

La muerta de peor carácter en el cementerio era Ana Maidana de Quintana. Había sido maestra y directora de escuela. Al cementerio había llegado hacía un mes y los problemas comenzaron ese día.
Tras un paseo por las tumbas, Ana se puso a gritar. Su enojo se debía a una leyenda que vio en una placa de bronce:
¡José te fuistes, pero sigues vivo en nuestros corasones!
-“¿Fuistesss? -dijo Ana, exagerando la ese- “¿corasssones?”.
A pocos metros otra leyenda llamó su atención:
Cristina: te recuerdan tu esposo, higos y nietos.
-¿Higos? ¿Los higos recuerdan a Cristina? –dijo Ana, enojada.
Lo que terminó de ponerla frenética fue su propia tumba en la que una placa decía:
En memoria de Ana de Quintana, que nos encendió todo lo que savemos. Sus ex alunos que tanto la lioran.
-¡Ahhhh! -fue el grito de Ana, que les puso los pelos de punta a los muertos y vivos de diez kilómetros a la redonda.
Eran las siete de la mañana. En ese momento el encargado del cementerio, Héctor Funes, tomaba té con el sepulturero, Héctor Pozos, y el vendedor de flores, Héctor Clavel.
-Un muerto ha entrado en cólera -anunció sombrío Héctor Funes quien, como encargado del cementerio, sabía todo lo que se puede saber sobre los muertos.
Héctor Pozos se puso pálido.
Héctor Clavel saltó a su bicicleta y no dejó de pedalear hasta llegar a su casa.
Mucho se habló sobre la desagradable sensación experimentada por todos en la ciudad, pero mucho más se dijo en los días siguientes, cuando comenzaron a registrarse extraños sucesos...
Un quinto grado fue perseguido por un libro de gramática. A una niña le apareció en la panza la leyenda: Las palabras terminadas en aba se escriben con b. Un señor en cuya casa había un cartel que decía: Electrisidad, fue perseguido por una plancha que trató de quemarle las nalgas.
Leemos mejor día a día
Sexto grado
La ciudad estaba bajo los efectos del pánico. Nadie entendía a qué se debían los ataques paranormales.
Los únicos que tenían un plan eran los Héctores.
Héctor Funes, Héctor Pozos y Héctor Clavel estaban preocupados porque ya casi nadie visitaba el cementerio.
Un día los Héctores compraron pinceles, pinturas y una edición usada de Dudas y errores frecuentes del idioma castellano. Durante una jornada se dedicaron a corregir los errores en las lápidas y una noche, sin que nadie los viera, acarrearon baldes y una escalera por toda la ciudad hasta corregir todos los carteles con errores.
Al principio la gente observó con extrañeza las correcciones, pero reaccionó con más temor cuando una maestra dijo:
-¡Es el fantasma de Ana Maidana de Quintana! Sólo ella podría hacer algo así.
Los tres Héctores juraron que nunca contarían la verdad.
Ana volvió a la tumba y se quedó tranquila. Con el tiempo la gente volvió a visitar el cementerio.
Pero para los Héctores las cosas ya no volvieron a ser como antes: cada vez que veían un error no podían dejar de corregirlo.



En El colectivo fantasma y otros cuentos del cementerio. Ed. Atlántida, 2006.

Acto del día del Maestro.

Fotos para recordar.