jueves, 29 de octubre de 2015

4to. y 5to. grado visitan el "Museo del humor"


La importancia de la visita al museo. 


El museo es una institución donde la sociedad guarda, conserva, expone, muestra los objetos valiosos para la humanidad. Tanto obras de arte, documentos históricos, El hombre, la naturaleza, la técnica y la ciencia.
Una visita al museo realizada por los niños de la escuela 27 D. E. 4º es un momento importante en el proceso de aprendizaje, produce una concientización que permite a los alumnos: descubrir y encontrar contenidos que se van materializando en el desarrollo de los diferentes ejercicios durante lo cursado. Es posible que produzca una vivencia que haga reflexionar durante toda la existencia. Un niño cuando mira, mira desde un lugar donde los preconceptos y conceptos no son barreras para determinar pautas culturales o sociales, el niño observa, contempla y absorbe esa experiencia como algo nuevo, algo extraordinario en un lugar extraordinario.


Reflexionar sobre la visita a un museo para los alumnos actuales no es sólo que trate de observar lo estético que alberga el museo, los cultivos de los recuerdos plantean un viaje extraordinario a través del tiempo en un solo lugar, una mirada y un nuevo descubrimiento, algo que pensamos ahora ya fue pensado, algo que descubrimos en la naturaleza en forma casual o científicamente, se exhibe: esto fortalece nuestras creencias. 


En el museo se asiste a un espacio de descubrimiento permanente, a un espacio donde el paso del tiempo se detiene en cada uno de los objetos y nos arroja aquella obra desarrollada y buscada como resultado de intensidades vividas por el sujeto. 
Esta práctica de recorrer un museo es necesaria porque es vivencial, les da una experiencia nueva, pueden unir el pasado con el presente y construir lo que vendrá, les enriquece su cultura, ayuda ver inspiraciones de otros en las inspiraciones actuales, los jóvenes toman contacto con imágenes y propuestas relacionadas a su tiempo y a las culturas juveniles actuales, los jóvenes se mueven en la cultura de la informática, de la música, de los medios de comunicación. La experiencia en los museos los hace descubrir otras miradas.


Un poco de historia.
La Dirección General de Museos, dependiente del Ministerio de Cultura, abrió el pasado sábado 16 de junio de 2012 las puertas a la imaginación y la reflexión con la inauguración de un nuevo museo porteño: el MuHu - Museo del Humor, en su sede del Edificio de la Munich.
  


Se creó ante la necesidad de un museo para preservar el patrimonio del humor gráfico y la importancia de que exista una institución cultural para reunir las obras de los grandes maestros del dibujo, la ilustración y la caricatura. Así como también ser un espacio para las nuevas generaciones, conformando una valiosa colección patrimonial del humor gráfico argentino y extranjero. Además se planteó como un museo vivo, con actividades permanentes e integrar a este museo al programa de visitas de las escuelas primarias y secundarias.

Historia.
Edificio
Tipo: Restaurante
Estilo: Eclecticismo/Pintoresquismo/Art decó
Sistema estructural   Hormigón armado
Localización: Av. de los Italianos 851, Buenos Aires. Argentina
Propietario: Ricardo Banus (original). Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires (actual)
Arrendatario: ENTel/Telecom (1979-2002). Uso(s) Dirección General de Museos de la Ciudad de Buenos Aires
Construcción: Inicio: 1927. Término: 1927
Dimensiones: Pisos   3
Superficie: 1650 m²
Equipo Arquitecto(s) :Andrés Kalnay
Ingeniero estructural: Federico Kammerer

En 1918 se inauguraba en la ribera del Puerto Madero el Balneario Costanera Sur, gran parque y balneario público. Ampliado durante la siguiente década, el lugar se transformó en favorito de los porteños para pasar el verano al aire libre.
Por eso, el empresario catalán Ricardo Banús contrató al arquitecto húngaro Andrés Kalnay para que diseñase la Sucursal Balneario de la Cervecería Munich, de su propiedad. El edificio fue construido en el tiempo récord de cuatro meses y ocho días, aprovechando la prefabricación de todos los ornamentos y la estructura base de hormigón armado que hubo que construir debido a que en la zona el suelo estaba compuesto por tierra ganada al Río de la Plata, lo cual lo hacía demasiado blando para la construcción.
Kalnay no solo se encargó de la construcción del edificio: también realizó los vitrales, las barandas, las lámparas, la vajilla y los muebles. Y elaboró los diversos elementos escultóricos y símbolos pintados en las paredes que remiten a la cerveza y a la cultura de la ciudad de Múnich.
Inaugurado el 21 de diciembre de 1927. Era común la organización de festivales sobre escenarios de madera, en las noches de verano, en donde se bailaba flamenco y se realizaban diversas actuaciones. Sin embargo, con el paso de las décadas el paseo fue decayendo, hasta que a comienzos de loa años 1970 la Cervecería Munich cerró definitivamente. El edificio quedó abandonado y fue vandalizado, perdiendo muchos de sus vitrales y elementos decorativos.

En 1979, mediante la ordenanza municipal 35.941/79, la Municipalidad cedió a la Empresa Nacional de Telecomunicaciones la antigua sucursal Balneario de la Munich, por un plazo de 20 años y con el objetivo de instalar allí un futuro Museo de las Telecomunicaciones. Debido al deterioro completo de los interiores, la Gerencia de Relaciones Industriales de ENTel decidió restaurar los pisos y los muros con toda la ornamentación original —únicos sobrevivientes— y al mismo tiempo inició una serie de reformas internas de tono respetuoso, buscando ampliar las posibilidades del edificio para las exposiciones. Para ello, la empresa contactó personalmente a Andrés Kalnay, y su hijo Esteban se hizo cargo del diseño de nuevos vitrales alusivos a la nueva función de la antigua cervecería.



No hay comentarios: