martes, 29 de marzo de 2016

Trabajos realizados por alumnos de 7mo. grado sobre el 24 de Marzo

Trabajo sobre efemérides: “24 de marzo de 1976”
¿Quiénes son? 


El 24 de marzo de 1976 Jorge Rafael Videla, Eduardo Emilio Massera y Orlando R. Agosti se autoproclamaron presidente del país. En esa fecha las Fuerzas Armadas de nuestro país usurparon el gobierno y derrocaron a la entonces presidenta constitucional María Estela Martínez de Perón. Del mismo modo destituyeron a los gobernadores de las provincias, disolvieron el Congreso Nacional y las Legislaturas Provinciales, removieron a los miembros de la Corte Suprema de Justicia y anularon las actividades gremiales como así también la de los partidos políticos. En suma, clausuraron las instituciones fundamentales de la vida democrática.
Durante esa dictadura hubo: desapariciones, exilio, muerte, asesinato, robo de bebés (etc.).



Dictadura: Régimen político que, por la fuerza o violencia, concentra todo el poder en una persona o en un grupo u organización y reprime los derechos humanos y las libertades individuales. 
Democracia: La democracia es una forma de gobierno del Estado donde el poder es ejercido por el pueblo, mediante mecanismos legítimos de participación en la toma de decisiones políticas.

¿Qué es el estado terrorista?
El Estado terrorista comienza cuando el Estado utiliza sus Fuerzas Armadas contra los ciudadanos, controlando la totalidad de las instituciones que dependen del gobierno y las despoja de todos sus derechos fundamentales y también de la vida.

Trabajo realizado por: • Daniela Jiménez • Edu Llaullipoma Chuco.


jueves, 3 de marzo de 2016

Por algo se empieza



POR ALGO SE EMPIEZA

Por algo se empieza
el camino a recorrer.
Se empieza por la cabeza
o se empieza por los pies,
pero se empieza, se empieza
el camino a recorrer...

No todo está hecho,
falta mucho todavía por hacer. 
Poco a poco y paso a paso
se puede crecer, 
sí, claro que se puede crecer...

El que tenga una idea,
una idea lista para realizar,
no se quede con las ganas,
déjela volar, 
sí, claro que se puede volar...

Por algo se empieza
el camino a recorrer.
Se empieza por la cabeza
o se empieza por los pies,
pero se empieza, se empieza
el camino a recorrer.





 
LA ESCUELA PUEDE SER

La escuela puede ser un lugar
donde todo lo puedo encontrar,
si me dejan... buscar.

La escuela puede ser una puerta abierta
de par en par.

Una fuente para calmar la sed,
un espacio libre...
para imaginar el porvenir.

Pasen, pasen,
que ya comienzan
las clases... (bis)

No, no puede ser
solo un lugar para aprender a resolver
cuatro más cuatro y tres por tres.

No, no puede ser
una pared y nada mas.
La escuela puede ser un buen lugar
para soñar.

La escuela puede ser un lugar
donde todo lo puedo encontrar,
si me dejan... buscar.

Y puede ser un largo viaje de placer,
una aventura,
un buen lugar para crecer,
un espacio libre...
para imaginar el porvenir.

Pasen, pasen,
que ya comienzan
las clases.

Pasen, pasen,
que ya comienzan
las clases...

Pasen, sí, pasen,
que ya comienzan
las clases.































miércoles, 2 de marzo de 2016

La importancia de escribir a mano.

Por qué es tan importante que sigamos escribiendo a mano


 ¿Cuándo fue la última vez que escribiste a mano? Y no me refiero a hacer una lista de la compra o a garabatear unas palabras en un Post-it. Me refiero a escribir a mano de verdad. ¿Cuándo fue la última vez que cogiste papel y lápiz ?o bolígrafo? y escribiste un texto largo? Es muy difícil cuantificar hasta qué punto se está perdiendo esta tradición cultural, que se remonta al inicio de la civilización y que marcó el comienzo de la historia, pero de lo que no cabe duda es de que los hábitos de escritura están cambiando. En junio de 2014 una encuesta realizada a 2.000 personas arrojaba algunas cifras: uno de cada tres encuestados no había escrito nada a mano en los seis meses anteriores. De media no habían escrito nada a mano desde hacía 41 días.
   ¿Qué importancia tiene la escritura a mano en el sistema educativo, que es donde se aprende y desarrolla esta técnica? Pues en principio parece que no mucha. Después de enseñar y desarrollar mínimamente la escritura a mano, el énfasis recae en el teclado. Los centros educativos se van llenando de ordenadores y se centran en la competencia digital, dejando a un lado un actividad que parece ya anticuada. En las escuelas finlandesas se ha llegado incluso a plantear eliminar el primer paso y abandonará la enseñanza de la caligrafía cursiva a partir de agosto de 2016. Un panorama que al llegar a estudios superiores parece agravarse. Cada vez es más común ver a estudiantes tomando apuntes en sus portátiles.
   Sin embargo, estudios psicológicos y neurocientíficos llevados a cabo en la última década demuestran los peligros de considerar la escritura a mano como una reliquia del pasado, ya que todo parece indicar que el vínculo entre esta actividad y el desarrollo cognitivo es más profundo y complejo de lo que se pensaba en un principio, y eliminarla del sistema educativo puede afectar al desarrollo del cerebro, sobre todo en los niños que están aprendiendo a leer. Según declaró al New York Times el psicólogo cognitivo francés Stanislas Dehaene, escribir a mano activa de forma automática un circuito neuronal único y hace que sea más fácil aprender las cosas. «Hay un reconocimiento esencial en el gesto de la palabra escrita, una suerte de reconocimiento de la estimulación en tu cerebro», dice Dehaene.
 Y no es la primera vez que la ciencia defiende el valor de la escritura a mano. En 2012 Karin James, psicólogo de la Universidad de Indiana, llevó a cabo un estudio con niños que todavía no habían aprendido a leer y escribir. Se les presentó una letra o una forma en una tarjeta y se les pidió que la reprodujeran de tres maneras distintas: trazar la imagen en una página siguiendo una línea de puntos, dibujarla en una hoja completamente en blanco o escribirla en un ordenador. Al monitorizarlos con un escáner celebral la información parecía clara: el modo en que se copiaba el dibujo era determinante. Cuando los niños dibujaban a mano alzada se ponían en funcionamiento partes del cerebro que se activan en los adultos cuando leen y escriben: el giro fusiforme izquierdo, el giro frontal inferior y la corteza parietal posterior. Por el contrario, en los niños que seguían la línea de puntos o que usaban el teclado la actividad cerebral era muy débil o prácticamente nula. Para James la clave de de esas diferencias está en la libertad inherente a la escritura a mano, que exige una planificación previa que no se produce en los otros dos métodos de escritura, que siguen un patrón predeterminado.
   Un estudio realizado por Virginia Berninger, psicóloga de la Universidad de Washington, se centraba en las diferencias no solo entre la escritura a mano y la escritura a ordenador sino entre una escritura a mano normal y en cursiva. Determinados problemas de escritura ?disgrafía? o de lectura ?alexia?, demuestran que ambos sistemas de escritura están asociado con patrones cerebrales distintos y separados. Así mismo, un estudio del 2012 sugiere que la letra cursiva puede ser particularmente eficaz para las personas con dificultades de disgrafía.
   Todo parece indicar que la escritura a mano permite a los niños producir de forma consciente más palabras en el mismo tiempo y expresar así más ideas. Un estudio de 2014, con el pegadizo título de «La pluma es más poderosa que el teclado», llevado a cabo por los psicólogos Pam A. Mueller de Princeton y Daniel M. Oppenheimer, de la Universidad de California en Los Ángeles, apuntan a que en el mundo de la educación los estudiantes aprenden mejor cuando toman notas a mano que cuando escriben en un teclado, porque el sistema tradicional de escritura implica un proceso de reflexión y manipulación que puede conducir a una mejor comprensión y memoria.
   Escribir a mano, en fin, no solo sirve para aprenderse las letras mejor o para ayudar a niños en su etapa escolar. Es un método de escritura que también tiene importantes beneficios para adultos, que hace que la memoria y la capacidad de aprendizaje mejore. Y es una forma única de individualizarnos como seres humanos. La escritura a mano puede revelar mucho sobre nuestra personalidad e incluso, según algunos grafólogos, puede servir para diagnosticar el grado de salud o enfermedad física y mental. Quizá no haya que llegar al extremo de médicos y detectives de finales del siglo XIX y principios del XX, que buscaban en la escritura a mano signos de desviación que les permitieran descubrir a locos y delincuentes, pero de cualquier manera esta actividad forma parte de nosotros mismos. Somos, también, la letra que escribimos. Solo por eso ya merece la pena mantenerla viva.
Fuente bibliográfica
Por qué es tan importante que sigamos escribiendo a mano. La piedra de Sísifo [en línea], 2016. [Consulta: 28 febrero 2016]. Disponible en: http://lapiedradesisifo.com/2016/02/24/por-que-es-tan-importante-que-sigamos-escribiendo-a-mano/.

Los beneficios de escribir a mano



Estudios revelan que la escritura a mano estimula determinadas funciones cerebrales
Los avances tecnológicos han logrado que varias actividades humanas se vuelvan más sencillas, pero también han causado que otras se desvanezcan poco a poco. Escribir a mano, por ejemplo, es un acto que muy pronto podría rotularse como ‘arte perdido’.
ESTUDIOS Y EVIDENCIAS
En mayo de este año, se publicó una investigación que, en conclusión, señalaba que usar dispositivos electrónicos para usar notas no era ideal para el aprendizaje. Según el trabajo, realizado por los científicos Pam Mueller y Daniel Oppenheimer, los estudiantes que tomaron notas con laptops presentaban una menor capacidad para “procesar la información o replantearla en sus propias palabras”.
Por otra parte, una investigación de la Universidad de Washington, publicada en el 2006, encontró que los niños que escriben a mano eran más creativos y expresivos que aquellos que escriben con teclado.
Evidencias de este tipo han llevado a que The National Association of State Boards of Education (NASBE) defienda la enseñanza de la escritura en cursiva en los centros educativos de Estados Unidos.
RECONCILIACIÓN TECNOLÓGICA
Una clave para no perder los beneficios que brinda la escritura a mano radica en lo siguiente: incorporarla a la tecnología. En la actualidad, las tablets y los smartphones cuentan con aplicaciones que permiten escribir y tomar notas a mano, lo cual, además de práctico, será útil para seguir ejercitando nuestro cerebro.
BENEFICIOS DE ESCRIBIR A MANO
Pensamiento: Mejora la capacidad de resolución de problemas y el pensamiento crítico.
Memoria: Debido a su complejidad, permite que los conocimientos se fijen mejor.
Expresión: Estimula la creatividad y la capacidad expresiva en documentos escritos.

Escrito a mano
Por: Guillermo Jaim Etcheverry
En Inglaterra se vuelve a usar la estilográfica para que los estudiantes aprendan la grafía. En Francia también se considera que no se debe prescindir de esa habilidad, pero allí el problema reside en que ya no la dominan ni los maestros.
Aunque el mundo adulto no está aún preparado para recibir las nuevas inteligencias de los niños producto de la tecnología, la pérdida de la habilidad de la escritura cursiva explica trastornos del aprendizaje que advierten los maestros e inciden en el desempeño escolar. En la escritura cursiva, el hecho de que las letras estén unidas una a la otra por trazos permite que el pensamiento fluya con armonía de la mente a la hoja de papel. Al ligar las letras con la línea, quien escribe vincula los pensamientos traduciéndolos en palabras.
Por su parte, el escribir en letra de imprenta implica escindir lo que se piensa en letras, desguazarlo, anular el tiempo de la frase, interrumpir su ritmo y su respiración. Si bien ya resulta claro que las computadoras son un apéndice de nuestro ser, hay que advertir que favorecen un pensamiento binario, mientras que la escritura a mano es rica, diversa, individual, y nos diferencia a unos de otros.
Habría que educar a los niños desde la infancia en comprender que la escritura responde a su voz interior y representa un ejercicio irrenunciable. Los sistemas de escritura deberían convivir, precisamente por esa calidad que tiene la grafía de ser un lenguaje del alma que hace únicas a las personas.
Su abandono convierte al mensaje en frío, casi descarnado, en oposición a la escritura cursiva, que es vehículo y fuente de emociones al revelar la personalidad, el estado de ánimo. Posiblemente sea esto lo que los jóvenes temen, y optan por esconderse en la homogeneización que posibilita el recurrir a la letra de imprenta. Porque, como lo destaca Umberto Eco, que interviene activamente en este debate, la escritura cursiva exige componer la frase mentalmente antes de escribirla, requisito que la computadora no sugiere.
En todo caso, la resistencia que ofrecen la pluma y el papel impone una lentitud reflexiva. Como en tantos otros aspectos de la sociedad actual, surge aquí la centralidad del tiempo. Un artículo reciente en la revista Time , titulado: Duelo por la muerte de la escritura a mano, señala que es ése un arte perdido, ya que, aunque los chicos lo aprenden con placer porque lo consideran un rito de pasaje, "nuestro objetivo es expresar el pensamiento lo más rápidamente posible.

Hemos abandonado la belleza por la velocidad, la artesanía por la eficiencia. La escritura cursiva parece condenada a seguir el camino del latín: dentro de un tiempo, no la podremos leer". Abriendo una tímida ventana a la individualidad, aún firmamos a mano. Por poco tiempo...

Inicio del ciclo escolar 2016